viernes, diciembre 2, 2022
InicioOpiniónBajo tiranía no se vota

Bajo tiranía no se vota

Repaso las noticias: una de esas pomposas agencias europeas tendenciosa hacia la ultraizquierda anuncia, de manera muy efusiva que, en Cuba, mi país, el domingo se decidirá mediante votación acerca del matrimonio homosexual, y subrayan que la Iglesia está en contra; enseguida me salta una pregunta, que sería una verdad de perogrullo: ¿qué querían, que la Iglesia estuviera a favor? Vamos, milennials del periodismo, se trata de la Iglesia, etcétera y demás…

El caso es que sabemos cómo se vota bajo tiranías y dictaduras, salvo en Estados Unidos, que con una supuesta sólida democracia se cometió uno de los fraudes electorales más grandes de la historia. El voto bajo tiranías y dictaduras, nenes del periodismo, y nenes en general, no sirve para nada, como no sea para limpiar la imagen de los tiranos y represores.

El voto bajo tiranías y dictaduras es la máscara para ocultar la ausencia de libertad. Cuando no hay libertad ¿de qué sirve el voto, como no sea para lavarle la cara al régimen que oprime?

Entonces, se me caerá la lengua de repetir que #BajoTiraníaNOsevota. Aunque, si quieren seguir en esa candanga reiterativa existencialista e ilusionista, pues allá ustedes, sigan 63 mil milenios más, como dice la cancioncita de marras que dio respuesta a la de Patria y Vida; y la que, por cierto, está comprobando lo que ya sospechaba yo desde el inicio, que la canción en respuesta se cumpliría mejor y a cabalidad que la primera. ¿Conocen la razón? Seguro que no, o no han querido conocerla, pero lo explicaré en el párrafo siguiente.

Esta es la basura a la que piensan que obedezcamos, como continuidad al castrismo. Conmigo que no cuenten

Patria y Vida ha devenido en Patria y Pira, todo el que ha participado de esa canción desde dentro se ha tenido que largar de Cuba no sin antes pactar con la tiranía, porque sin el pacto hubiera sido cárcel o pira, y la mayoría eligió ‘pira’, me refiero a los que les dieron la posibilidad de elegir. Patria y Vida era y sigue siendo una canción elitista impuesta desde el exterior y desde un grupito selecto a un pueblo que la acogió en el mejor sentido de su necesidad. La otra, ya lo sabemos, fue un encargo promovido por la tiranía. Y déjenme recordarles que la tiranía rara vez se equivoca, ¿por qué? Ah, bueno, porque lo que tienen enfrente es la mayoría de las veces una banda de zocotrocos oportunistas fáciles de manejar y de manipular al antojo de los tiranos y esbirros.

De modo que el Movimiento San Isidro, más los del Artistaje Liberal Progresista (Tania Bruguera, Yunior García Aguilera, Carolina Barrero), no han sido más que las fichas que desde hace un tiempo y todavía ahora la tiranía ha colocado y sigue ubicando en el exterior para hacer la labor de agentes, sabiéndolo o no ellos (estoy casi segura que muchos lo saben, de ahí que hayan podido largarse por la puerta grande), y representando a la oposición cubana desde el social-progresismo con los cómplices gobiernos español y norteamericano.

Nada de positivamente real le ha dado a Cuba lo orquestado alrededor de una canción banal donde sólo se nombraban a los opositores que convenían al régimen castrista como al Gobierno norteamericano para el cambio-fraude, como no sea premios y más premios, y dinero y más dinero, y no para Cuba, no, para los autores/compositores, que más veletas y volubles con relación a la libertad de Cuba no pueden ser. Sólo hay que ver en un vídeo reciente a la que se hace llamar feminista, Beatriz Luengo, coautora de la canción y esposa de Yotuel Romero, coautor y cantante, cuando le preguntan cuál objeto ella colecciona en demasía. Su respuesta: se pregunta qué hubiera respondido Bad Bunny (el filósofo y lingüista del momento), para añadir después que ella colecciona rouges labiales, de todos los tipos; o sea, ya podrán imaginar qué profundidad de pensamiento habrá en idear e imaginar esa gran variedad que pretende esta señora que existe en los pintalabios rojos. Ese es el nivel, Maribel, como reza el refrán. Apaga y echa un pie.

Los homosexuales cubanos debieran negarse a votar frente a semejante falta de respeto hacia sus principios como seres humanos

Esta es la gente que nos quieren imponer, y los que están por el voto a favor del matrimonio homosexual bajo una tiranía despiadada, que mantiene a mujeres y hombres enfermos de gravedad, en huelgas de hambre en cárceles, que apresa y condena a largos años de prisión bajo torturas y sometimiento a menores de edad por el mero hecho de manifestar pacíficamente en las calles. Esta es la basura a la que piensan que obedezcamos, como continuidad al castrismo. Conmigo que no cuenten.

Los homosexuales cubanos debieran negarse a votar frente a semejante falta de respeto hacia sus principios como seres humanos y su elección sexual. No sea más que en memoria de todos aquellos homosexuales que fueron perseguidos, expulsados de su país, obligados al exilio, y en muchos casos acusados y asesinados en las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), verdaderos campos de concentración.

Los homosexuales no debieran aceptar semejante ignominia, debieran negarse a votar, porque votando estarían dando credibilidad a un régimen que los oprime ahora si deciden ser homosexuales opositores a ese mismo régimen que los chantajea y los vulnera tratándolos con incoherencia e indecencia.

Ningún cubano debiera salir a votar este domingo, en nombre de los que han muerto por la libertad de Cuba, en nombre de los que siguen luchando a brazo partido porque en Cuba se produzca -hace rato que es hora- un cambio radical de sistema, en contra de cualquier lavado de cara que se hayan propuesto tanto los tiranos como los esbirros y los oportunistas trepadores vendidos mediante pago de viajes y negocios de cualquier tipo.

Votar bajo tiranía sólo favorece al régimen que reprime y asesina. Mientras tanto, ustedes, cubanos, seguirán viviendo en la miseria y en la inopia, mientras los aprovechados del artistaje y del cambio-fraude no se bajan de los aviones, en viajes que parecieran y estoy segura que son programados por la dictadura y por el régimen de Joe Biden, sin cesar de armar paripés en combinación con los del entorno de George Soros, con la malvada intención de lograr que ese régimen opresor sea eterno bajo el social-comunismo que ha hundido a ese país, próspero y libre antes de 1959, en la miseria y la tristeza más insoportables.

Fuente: La gaceta de la Iberosfera

Artículo anteriorRomper (históricamente) con España
Artículo siguienteMujeres y mujeres
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
80SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES