viernes, diciembre 2, 2022
InicioOpiniónDemasiadas «verdades» económicas se basan en falacias

Demasiadas «verdades» económicas se basan en falacias

Una falacia se define como una creencia errónea o un fallo de razonamiento. Aunque la mayoría de la gente intenta evitar los errores, nadie es infalible, ni siquiera los que actúan como si lo fueran.

Puede descargarse un gráfico de falacias comunes aquí. El gráfico en línea tiene un hipervínculo con cada una de las falacias.

Divido las falacias en dos grandes grupos:

En primer lugar, tenemos las falacias tradicionales que quizá recuerde de la asignatura de filosofía. En ellas, el razonamiento es obviamente absurdo, aunque no sepamos explicar la violación específica que supone:

Tu perra tiene cachorros. Tu perro es una madre. Es tu perro; por lo tanto, es tu madre.

Toda distancia, por corta que sea, está formada por un número infinito de puntos. Para que un cuerpo se mueva cualquier distancia, debe cubrir un número infinito de puntos. Nada puede moverse una distancia infinita. Por lo tanto, todo movimiento es engañoso.

Es más frecuente encontrar estos, donde las falacias son más sutiles:

Los principales economistas del país están de acuerdo en que la Reserva Federal es necesaria para la prosperidad económica.

Los principales expertos del país coinciden en que X está dañando el medio ambiente. Por lo tanto, el gobierno debería regular o prohibir X.

Abordemos la primera afirmación.

¿Es cierto? En un sentido literal, sí: los principales economistas no soñarían con prescindir de un banco central. O si lo hicieran, lo considerarían una pesadilla.

Entonces, ¿ha terminado nuestro trabajo? ¿Lo afirmamos como cierto y seguimos adelante?

No, porque la afirmación sugiere que, a menos que seas un economista de alto nivel, no tienes motivos para estar en desacuerdo. Lo llamo la falacia «¿Quién eres ?» (Quis es? ) falacia. La historia nos dice que los expertos pueden estar totalmente equivocados, así que, al menos, vamos a plantear un reto, ¿de acuerdo?

Los economistas de élite del país tienen títulos avanzados de universidades que apoyan la banca central. Las universidades, a su vez, reciben financiación del gobierno federal, que creó el Sistema de la Reserva Federal y depende en gran medida de él para el apoyo monetario. ¿Es extraño que las universidades promuevan la Reserva Federal como una institución económica esencial?

En cuanto a la financiación, muchos de los principales economistas obtienen al menos una parte de sus ingresos de la Fed. ¿Es posible que sus cuentas bancarias desempeñen un papel en su negativa a lanzar una mirada crítica? ¿Es exagerado imaginar que estos economistas son reacios a volverse contra una institución a la que han sido entrenados para saludar?

¿Y los que están arriba deben estar ahí? Si son los mejores y más brillantes, ¿cómo les ha explotado en la cara la quiebra de 2007-08? Casi ninguno de los «mejores» economistas lo vio venir, incluidos los líderes de la Junta de Gobernadores. Como señala Ira Katz, la misma ceguera prevaleció antes del colapso de la Unión Soviética. Cita el exitoso libro de texto de Paul Samuelson de 1989 para demostrar su punto de vista:

«En contra de lo que muchos escépticos habían creído antes, la economía soviética es la prueba de que … una economía dirigida socialista puede funcionar e incluso prosperar». El colapso del comunismo se produjo ese mismo año y la Unión Soviética se disolvió dos años después.

En economía, al igual que en otras profesiones relacionadas con el gobierno, existe un aspecto de pago por jugar, en el que el pago es un acuerdo no declarado de no cuestionar nunca ciertas suposiciones públicamente.

Tal vez la economía que aprenden los economistas de alto nivel sea defectuosa. En la escuela se les enseña que los tipos de interés bajos son necesarios para el crecimiento económico. Como el banco central tiene el poder exclusivo de aumentar la oferta monetaria y, por tanto, de bajar (indirectamente) el tipo de interés, se le considera un pilar de la prosperidad.

La idea de que la economía se ve perjudicada por los cambios en la oferta monetaria, de que cualquier aumento del dinero disponible para préstamos debe proceder del ahorro real, apenas se escucha en las aulas o en los debates políticos. No es casualidad que los pocos economistas que se adhieren a estos puntos de vista, que por esta misma razón no se consideran «de primera línea», hayan afirmado que la crisis estaba «cocida en el pastel», como dicen algunos.

También debo mencionar que si la Fed es necesaria para la prosperidad, ¿cómo pudimos prosperar antes del 16 de noviembre de 1914, cuando el Banco de la Reserva Federal de Nueva York abrió sus puertas? El período inmediatamente anterior a la creación de la Fed —final del siglo XIX— es, según los datos, uno de los más prósperos de la historia de América.

Y la reducción del poder adquisitivo del dólar a casi cero es apenas un punto a favor de la Fed. Y si la Fed es necesaria para controlar el ciclo económico —los auges y las caídas—, ¿cómo es que hemos tenido algunas de las mayores crisis económicas desde que el gobierno federal nos lo impuso?

Así que, volviendo a la afirmación original, nos encontramos con que los «principales economistas» del país son incompetentes en materia monetaria, de manera flagrante, mientras que la Reserva Federal ha sido cualquier cosa menos un facilitador de la prosperidad general.

Dejo el segundo ejemplo para que lo diseccionen como ejercicio.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org

Fuente: Panam post

ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
80SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES