domingo, febrero 5, 2023
InicioEconomíaEl Salvador: incierto crecimiento del PIB el próximo año

El Salvador: incierto crecimiento del PIB el próximo año

La proyección de que el Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador alcance el próximo año un crecimiento del 4 %  está en “tela de juicio”, ya que los analistas señalan que será una tasa muy complicada de alcanzar  y además agregan, que el proceso de recuperación de la economía local será lento.
El PIB es el indicador del crecimiento real de la economía de un país en un período de un año. Este trata de estimar la producción, el gasto y el ingreso. Contempla los gastos del consumo privado, más los del gobierno, la inversión pública y privada y la diferencia entre importaciones y exportaciones.
Otra definición del PIB incluye los salarios de los trabajadores, ganancias de los empresarios y otros impuestos.

Sin embargo, Rommel Rodríguez, economista de la Fundación nacional para el Desarrollo (FUNDE), asegura que el FMI aplica un modelo de recuperación rápida, pero puede darse en la práctica que sea una recuperación lenta o, incluso, una contracción menor a la de este año.
En 2019, el PIB salvadoreño fue de aproximadamente $27,000 millones, lo que significa que este año se perderá un equivalente a $2,430 millones debido al cierre por la pandemia de covid-19.
Para el próximo año, el punto de partida de la medición de esa tasa de crecimiento será un PIB de unos $24,500 millones, por lo cual, un crecimiento de 4 % en 2021 será equivalente a unos $980 millones.
Con esta cantidad no se logrará recuperar ni la mitad de la caída económica experimentada en 2020.
Francisco Lazo, presidente del Colegio de Profesionales de Ciencias Económicas (COLPROCE), dice que  la dinámica de la economía todavía estará por debajo de la tendencia que se venía teniendo porque si se hubiera obtenido el crecimiento de 2.5% en 2020, como estaba previsto antes de la pandemia, eso llevaría por arriba de los $28,300 millones al PIB.
A juicio de Carmen Aída Lazo, decana de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), aunque ese “efecto rebote” es una tasa de crecimiento mucho mayor a la que se ha estado registrando en los últimos cinco años, esto no quiere decir que se estará mejor y la economía va a repuntar sostenidamente.
De hecho, el mismo FMI había dicho en abril pasado que el país crecería más  (4.3 %) en 2021. Además, el promedio mundial va a ser de 5.5 %.
“Esa caída del 9 % y que el otro año la recuperación es de 4 % no es un motivo de celebración, es un escenario peor a como estábamos en abril a comienzos de la pandemia y nos posiciona como un país que está más afectado que el promedio de la economía mundial”, señala Lazo.
Factores
Los factores que influyen para la mayor caída de la economía salvadoreña, comparada sus pares de Centroamérica, son la prolongada cuarentena, incertidumbre sobre las medidas de recuperación económica, la tensión política y que la situación fiscal es más frágil.
Además, los gastos del consumo privado, que significan el 89 % del PIB salvadoreño, se han venido abajo dado el efecto de los 85 días de la cuarentena estricta que tuvo el país siendo el comercio, restaurantes y hoteles e industria manufacturera los sectores más afectados, además de la pérdida de unas 80,000 plazas entre enero a junio.
En cuanto a los ingresos, los salarios medios del sector privado han caído un 10.2 % a junio con respecto a febrero, según datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social.
Óscar Cabrera, presidente de la Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (FUDECEN) agrega que el proceso de elecciones de febrero incidirá en las decisiones de inversión privada, por lo que se espera que en 2021 no se expanda de manera rápida.
“La proyección para el próximo año tiene una elevada incertidumbre porque no se puede garantizar que será una tasa positiva, puede ser mucho menor y dependerá de cómo evolucionan los indicadores económicos», apunta Cabrera.
En cuanto al tiempo de recuperación hay que recordar que la producción potencial de la economía de El Salvador es de solamente 2.2 % y el FMI proyecta que luego de crecer 4 %, en los próximos años  se volverá al ritmo típico del país
La producción que se espera para el año 2022 será cercana a la que se tenía en 2018, es decir, que probablemente hasta 2023 se recuperarán los niveles de producción que se tuvieron en 2019.
Cabe entonces preguntarse ¿cómo podrá recuperarse la productividad salvadoreña cuando hay desempleo, afectación de las empresas que no pueden pagar a sus trabajadores y que no pueden tener la demanda acostumbrada?
El Gobierno salvadoreño apuesta por inyectar capital a  las micro, pequeñas y medianas empresas mediante el Fideicomiso para la Recuperación Económica de las Empresas Salvadoreñas (FIREMPRESA), que asciende a $600 millones.
Lazo recomienda hacer una apuesta en la integración de los mercados internacionales aprovechando la reconfiguración de las cadenas productivas y hábitos de consumo, ya que sectores como turismo, “retail” y servicios estarán débiles hasta que no se controle la pandemia.
También se debe analizar el comportamiento en la demanda de bienes y servicios de los mercados internacionales y qué capacidades hay para satisfacerla.
Otro factor que ayudará, señala el presidente de COLPROCE, es que la caída económica en Estados Unidos será menor a lo esperado (-4.3 % versus el -8 % vaticinado en junio), por lo que habrá mayor mercado externo.
Sin embargo, todo esto dependerá si se evitan nuevas oleadas de contagios que vuelvan a frenar la economía.
Fuente: El Economista

ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
80SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES